La arquitectura de los nuevos materiales

Representa las corrientes renovadoras que se plantean la resolución de las nuevas necesidades surgidas en la sociedad industrial (expansión del ferrocarril, crecimiento urbano,…) utilizando nuevos materiales que llevaran a las formas arquitectónicas modernas. Las obras de este estilo eran preferentemente realizadas por ingenieros o personas de otras profesiones (Paxton era horticultor), porque los arquitectos no lo consideraban arquitectura ya que, según ellos, carecía de valores estéticos.

  • Los nuevos materiales utilizados son:
    • El metal. La 1ª revolución industrial trajo el hierro fundido o colado, con gran cantidad de carbono, por lo que pesaba poco y, desde 1845,  se impone el acero.
    • El hormigón armado es un material de la 2ª revolución industrial (mezcla de cal  y arcilla previamente calcinadas en un horno y machacadas). Se denomina “armado” porque la mezcla se refuerza con varillas de hierro en su interior.
    • El vidrio, cuya fabricación había progresado mucho en el S. XVIII.
  • Las nuevas formas constructivas son de gran ligereza y se oponen radicalmente a las tradicionales sólidas y macizas.
    • El edificio descansa sobre un armazón interno formado por vigas, arcos y  soportes metálicos o de hormigón.
    • Los muros pierden su función sustentante con lo que se posibilita la apertura de grandes ventanales que se cubren de vidrio.
    • Los puntos de apoyo se pueden espaciar.
    • Los espacios se caracterizan por la amplitud, que irá en aumento, la gran luminosidad y libertad compositiva.
    • Los edificios se pueden desarrollar en altura, superponiendo varios pisos, y aprovechando al máximo el espacio edificable.
    • La construcción es más barata y rápida ya que muchos de los elementos utilizados son prefabricados y, en ocasiones, modelos estándar producidos en grandes cantidades. En la obra sólo habría que montarlos.
    • Los elementos de construcción son reutilizables, en caso de que se decida desmontar la obra.
  • Carácter funcional o racionalista ya que la forma se subordina a la función.
  • La decoración es escasa o inexistente porque se resalta a simplicidad de las formas. Sin embargo, en algunos edificios los muros y sobretodo las fachadas, pueden estar revestidos con materiales tradicionales (piedra o ladrillo) y con una decoración de tipo historicista que oculta la audacia técnica del edificio. El revestimiento sería la “huella” de los arquitectos frente a la estructura que es la obra de los ingenieros.
  • Los edificios son de nuevo tipo, relacionados con la revolución industrial o las nuevas necesidades urbanas. La nueva arquitectura fue impulsada sobre todo por  la  expansión del ferrocarril que exigía audaces puentes y estaciones,  y también se usó en fábricas,  muelles, invernaderosbibliotecas y las Exposiciones Universales que surgieron ahora para dar a conocer los nuevos avances técnicos y exigían arquitecturas efímeras que se pudieran desmontar.

a) Inglaterra

          Aquí se inició la nueva arquitectura  con el uso del hierro para construir puentes (Ironbridge en Coalbroakdale) o estaciones ferroviarias (King´s Cross en Londres). En 1851, para la Exposición Universal de Londres, Joseph Paxton diseñó un edificio emblemático, el Cristal Palace. La originalidad de la obra radica en estar totalmente realizada en hierro y vidrio, y en la fabricación en serie de sus elementos (vigas de hierro y planchas de vidrio). La prefabricación permitió que la edificación se redujese a un simple montaje y que éste se concluyese en seis meses. Era de gran amplitud y luminosidad con galerías a diversas alturas. El edificio tenía una longitud de 1851 pies para recordar el año de la exposición.  El edifico fue desmontado, trasladado y reconstruido de nuevo con algunos cambios en Sydenham pero terminó destruido por un incendio en 1936.

b) Francia

Se coloca a la cabeza en la 2ª mitad del S. XIX,  aunque en Inglaterra se siguieron haciendo obras notables como la estación de St. Pancras en Londres.

Henri Labrouste utilizó los nuevos materiales con gran creatividad. Su obra maestra es la Sala de Lectura de la Biblioteca Nacional, un espacio dilatado y luminoso (imprescindible en una biblioteca) conseguido mediante cúpulas ligeras de cristal que se alzan sobre arcos y columnas metálicas muy finas; una pared de cristal permite ver los 900.000 volúmenes. También es importante la Biblioteca de Santa Genoveva.

En 1889 se celebró en París una Exposición Universal para conmemorar el aniversario de la revolución, y para ella se construyeron dos edificios emblemáticos: La Galería de Máquinas y la Torre Eiffel de 330 m. de altura, que es una exaltación de la nueva arquitectura y del progreso industrial ya que carecía de finalidad concreta (hoy acoge una antena de comunicaciones).

c) En España

Las obras más interesantes se hicieron a partir de 1868: la Estación de Atocha y el Palacio de Cristal del Retiro.