Apuntes introducción al Barroco

El arte del siglo XVII y los primeros años del XVIII, se viene llamando “arte barroco”, utilizando con sentido amplio un término que hasta principios de este siglo tenia una significación despectiva. El barroco representa un momento de la cultura occidental que coincide con la afirmación de las nacionalidades, la tensión Reforma-Contrarreforma, la aparición de nuevos sistemas económicos, y la exaltación, en los países católicos, del poder absoluto del monarca.

            En el arte, al equilibrio, a la razón y a la belleza que exaltaba el renacimiento van a suceder ahora dos direcciones distintas. De una parte un mayor interés por la realidad. De otra, un interés por lo monumental, lo rico y deslumbrante, que es la expresión del poder y de la autoridad, y un reflejo de la buscada grandeza del monarca, de la nación o de la Iglesia. El barroco es el arte del movimiento, de la tensión dramática, en la escultura y en la pintura de la definitiva captación de la perspectiva aérea en pintura, y del urbanismo escenográfico en la ordenación de las ciudades.

Huida del vocabulario clásico:

–          Al agotarse a finales del siglo XVI las posibilidades expresivas del clasicismo, Caravaggio y los hermanos Carracci en pintura, Vignola, de la Porta y Maderno en arquitectura, o Bernini en escultura, logran imprimir un nuevo interés al gastado clasicismo.

–          En arquitectura aparecen una serie de curvas, parábolas, hélices, etc., que sustituyen al equilibrio del 1/2 punto romano. Las columnas se ciñen de fajas o se retuercen en hélices salomónicas. Los frontones son curvos y mixtilineos. Los muros pierden el sentido plano y se curvan en busca de efectos de luz.

–          La arquitectura gobierna la dirección plástica. La pintura y la escultura se aunarán para formar, junto con la arquitectura, un todo en el que la percepción visual no sabrá distinguir donde empieza lo uno y donde acaba lo otro.

–          La cúpula seguirá utilizándose en su apariencia externa, pero en su interior se verá aniquilada.

–          La pintura al fresco toma nuevo empuje.

–          Se utilizan estucos y dorados en la decoración.

–          La arquitectura ocultará las estructuras fundamentales mediante relieves, ilógicos soportes, quedando las cubiertas con fingidos cielos, etc. La escultura fingirá transparencias propias de la pintura, y la pintura imitará sólidas arquitecturas.

–          El barroco no progresará técnicamente en ninguna de las artes: en arquitectura se mantiene el esquema del siglo anterior, en pintura se siguen representando las figuras con fingimiento de la realidad, y en escultura se siguen los mismos principios figurativos y los mismos materiales.

Deja una respuesta