Apuntes sobre el liberalismo y el nacionalismo

II. CARACTERIZACION DEL LIBERALISMO

A. Introducción

Según Jacques Droz, el término liberal apareció por primera vez en España entre ciertos adversarios de la ocupación francesa. Luego pasará a Francia donde significará oposición al realismo establecido por la Restauración.

En sentido amplio el liberalismo sería la teoría política que defiende la libertad de pensamiento, actuación y elección por parte de los individuos de una comunidad cuya conducta estaría limitada por leyes que tienden a ejercer la menor coacción para que la libertad individual pueda desarrollarse dentro del bien común. El Estado que propugna el liberalismo es un simple guardián de la libertad política y económica, y su papel se limita a la protección de los intereses que defiende la burguesía.

En su origen, el liberalismo es heredero de la Ilustración y del librecambismo de Adam Smith, constituyendo una defensa del progreso humano a partir del libre ejercicio de las potencialidades individuales.

La ideología liberal es propia de la burguesía. El liberalismo traduce sus aspiraciones en el orden político y económico porque le permite detentar el poder con exclusión de los privilegiados y de las clases trabajadoras, y además le permite crear un modelo económico que la beneficia de forma casi exclusiva en detrimento del trabajador.

Estos principios liberales serán recogidos por primera vez en las Declaraciones de Independencia Americana (1776) y de Derechos del Hombre y del Ciudadano francesa (1789) y en la Constitución americana de 1787. La mayor parte de los textos constitucionales del siglo XIX incorporarán los principios liberales.

El principal autor del liberalismo será Benjamín Constant quien lo presenta como un todo unido que se opone al absolutismo y al despotismo ilustrado.

En el siglo XIX se romperá esta unidad del liberalismo apareciendo dos tipos:

– Liberalismo doctrinario: ideología que defiende la lucha contra el absolutismo pero que en última instancia apoya los intereses políticos de la burguesía. Defienden un sufragio censitario (voto en función del poder económico) y la atribución de amplios poderes al rey.

– Liberalismo democrático: surge a partir de 1830 cuando se unan a los intereses de la burguesía los de los campesinos, intelectuales y obreros. Ello provoca contradicciones internas importantes y la escisión de este liberalismo democrático defensor de un sufragio universal, de la soberanía popular y de atribuirle al rey escasos poderes.

Las diferencias entre el

liberalismo doctrinario y democrático

1830

LIBERALISMO DOCTRINARIO

(burgués)

1848

LIBERALISMO DEMOCRÁTICO

(más popular)

1. Sufragio censitario 1. Sufragio universal
2. Soberanía nacioanal 2. Soberanía popular
3. Libertad de prensa 3. Prensa independiente
4. Igualdad jurídica 4. Justicia social
5. Movimiento monárquico constitucional 5. Movimiento republicano en bastantes Estados

B. El liberalismo político

Sus principales características son:

1.- Propugna la libertad individual y la libertad de expresión. De ello se deriva la defensa de la libertad de prensa y la crítica a todo tipo de censura por parte del Estado. También surge la defensa de la libertad religiosa y la aconfesionalidad del Estado –> el liberalismo será partidario de la desamortización de los bienes del clero y de lograr una enseñanza laica.

2.- Defensa del principio de soberanía nacional ejercida por el pueblo a través de sus representantes en el Parlamento.

3.- Igualdad ante la ley que en un principio será incompleta (sólo ante el impuesto y los tribunales pero no en las elecciones al haber un sufragio censitario).

4.- Defensa del equilibrio y separación de poderes: legislativo en el Parlamento; ejecutivo en el gobierno que será controlado por el legislativo; y judicial, encargado de aplicar las leyes con independencia de los otros dos poderes.

5.- Necesidad de una Constitución que limite la autoridad del rey (el rey reina pero no gobierna). Proponen, como el mejor de los gobiernos, la monarquía constitucional, dirigida por los notables elegidos de entre los ciudadanos a los que la fortuna y la instrucción les confiera la capacidad política.

6.- En la extensión del sufragio no coincidirán todos los partidarios del liberalismo, pudiendo distinguirse entre doctrinarios (defensores del sufragio censitario) y demócratas (defensores del sufragio universal masculino).

7.- Espíritu de tolerancia en especial hacia las nuevas doctrinas científicas.

8.- Defensa de la propiedad privada sin límites como posibilidad de que el hombre logre su felicidad a través de la libre y leal competencia.

C. El liberalismo económico

Sus principales teóricos serán los fisiócratas del siglo XVIII, además de Adam Smith y David Ricardo.

Propugna el ordenamiento natural de la economía, libre de todo control del Estado; la propiedad privada, la iniciativa particular, la libre concurrencia a la libre circulación de mercancías, ya que considera que éstos son factores que por sí bastan para producir la prosperidad económica y el progreso social.

III. LOS NACIONALISMOS

La palabra nacionalismo tiene su origen en los siglos bajomedievales con un significado de reacción al feudalismo. Se reafirmará durante la Revolución Francesa como un concepto que tiende a exaltar la nación como entidad soberana frente al monarca absoluto.

El nacionalismo será, junto al liberalismo, una de las bases de los movimientos liberales del siglo XIX que surgen como reacción a la Europa de la Restauración.

El nacionalismo es una doctrina que considera a la nación como la finalidad suprema a la que hay que subordinar los intereses individuales, de clase y de grupo. Defiende el derecho de los pueblos a su independencia y unidad, el derecho de resistir a la opresión y la obligación de luchar contra el dominio extranjero.

El sentimiento nacionalista (todos se sienten unidos y ligados a una patria) despertará al formularse en Francia el principio de las «fronteras naturales». La expansión militar francesa contribuirá a acentuar este sentimiento nacionalista y el de solidaridad en la lucha contra la ocupación extranjera.

Los movimientos nacionalistas serán revoluciones orientadas a construir naciones (aglutinando al pueblo que poseía una misma nacionalidad política, compartía un mismo área geográfica, etnia, origen, historia, religión y cultura) y destruir formaciones supranacionales. Estuvieron dirigidas por intelectuales, que empezaban defendiendo un nacionalismo cultural e histórico, que había que conservar, para terminar en un nacionalismo político, basado en un Estado soberano propio, quien se encargaría de conservar la cultura, libertad y actuar con justicia.

Los principales pensadores nacionalistas serán Hegel y Mazzini.

El sistema Metternich intentó axfisiar las aspiraciones liberales y nacionalistas con rígidos controles policiales, lo que les obligó a reagruparse en sociedades secretas, focos permanentes de revolución.

**********

Cabría diferenciar los términos de nación, nacionalismo y naiconalidad.

El concepto nación es un concepto que nace en la Edad Media y que pasará a la Edad Moderna para definir a un grupo de hombres, a una colectividad, que tiene un mismo origen, una comunidad de nacimiento.

Será a raíz de la Revolución Francesa cuando el concepto de nación se enriquezca pasando a designar no sólo a un grupo humano, sino también al espacio concreto que este ocupa, definido por unos límites precisos y sometido a una autoridad común. Además también hará referencia a una voluntad general (Rousseau), a un deseo de constituir un Estado.

Este concepto de nación, fraguado en Francia, será exportado a toda Europa y a América.

A partir de la segunda mitad del siglo XVIII aparecerá el término nacionalismo que puede ser entendido de diferentes maneras:

– como una forma de amor por la tierra natal, por la raza, la lengua, las tradiciones comunes

– como una aspiración a la independencia política

– como la afirmación rotunda de que el individuo vive exclusivamente para la nación, que se convierte en un fin en sí misma.

Durante el periodo napoleónico hará su aparición el concepto de nacionalidad haciendo referencia al derecho que los pueblos tienen a la unidad y a la independencia, basándose en unos criterios de raza, lengua, religión o en una voluntad de convivencia.

Durante el siglo XIX surgirán también concepciones originadas en una actitud contrarevolucionaria, como aquellas que intentan basar el principio nacional en la Historia, en la raza, en la lengua y en el «espíritu del pueblo»÷ responde a ideales románticos.

El nacionalismo es un movimiento liberal en Europa hasta el proceso revolucionario de 1848. Se enfrentará en esta época al legitimismo propio de la revolución. A partir de la mitad del siglo XIX se convertirá en un nacionalismo conservador, defensor de la fijación de fronteras nacionales basadas en la existencia de comunidades legales, en el mantenimiento de las tradiciones y el orden social vigente.(Michelet).

Frente a él, surgirá un nacionalismo democrático, según el cual la idea nacional lleva implícita la libertad de los pueblos y la soberanía nacional. El pueblo en su conjunto habrá de participar en la defensa de la causa de la nacionalidad. (Mazzini).

Deja una respuesta