Apuntes sobre el relieve terrestre

Estructura y composición de la Tierra

Desde el espacio exterior, se distinguen tres partes en la Tierra: la atmósfera, la hidrosfera y la litosfera. A su vez, su interior se divide en tres capas concéntricas: el núcleo, el manto y la corteza.

El interior de la Tierra

En el interior de nuestro planeta se diferencian tres grandes capas concéntricas: la corteza terrestre, el manto y el núcleo.

  • La corteza terrestre es la capa más superficial de la litosfera. Es una capa de grosor variable compuesta por rocas sólidas. Puede ser de dos tipos: corteza oceánica, que es la corteza de los fondos de los océanos, donde predominan las rocas basálticas; y corteza continental, que es la corteza de las zonas emergidas, donde la composición de las rocas es más heterogénea.
  • El manto es la capa intermedia. Abarca desde la corteza hasta los 2.900 km de profundidad. En ella se distinguen dos partes: el manto superior, que está en contacto con la corteza, y formado por rocas sólidas, y el manto inferior, que está en contacto con el núcleo, presenta materiales más densos.
  • El núcleo es la zona más interna de la Tierra. Una parte del núcleo es sólida y otra es líquida; su composición es muy variable, pero predomina el hierro.

La temperatura de la Tierra aumenta con la profundidad. Así, la temperatura en el núcleo interior se calcula que llega a ser de unos 4.500 °C.

Relieve continental y submarino

Llamamos relieve a las rugosidades e irregularidades presentes en la corteza terrestre. El relieve tiene distintas formas en las tierras emergidas y en los fondos de los océanos.

Formas del relieve continental

La Tierra se formó hace unos 4.600 millones de años. Desde entonces se han ido configurando los continentes y se ha modelado el relieve. La acción de fuerzas internas (como volcanes o terremotos) origina el relieve, y fuerzas externas (como el viento, las aguas, entre otras) modifican su aspecto lentamente.

Las principales formas que presenta el relieve de las tierras emergidas o continental son las montañas, las mesetas, los valles, las llanuras y las depresiones.

  • Las montañas son terrenos elevados y de gran pendiente. Pueden estar aisladas o agrupadas en sierras, sistemas y cordilleras. La cordillera más elevada es el Himalaya, en Asia, donde se encuentra el Everest, el pico más alto de la Tierra, con 8.850 m.
  • Los valles son terrenos bajos situados entre montañas y surcados por un río en algún momento de su existencia.
  • Las mesetas o altiplanos son extensas superficies llanas que están situadas a una cierta altura sobre el nivel del mar. Las mesetas más elevadas de nuestro planeta son el Tíbet, en Asia, y el altiplano de Bolivia, en América.
  • Las llanuras son zonas planas situadas a poca altitud. Se localizan en las costas y en las cuencas de los grandes ríos.
  • Las depresiones son superficies situadas en las partes más bajas del relieve, incluso bajo el nivel del mar. La depresión más profunda es el mar Muerto, en Asia, que se halla a 395 m bajo el nivel del mar.

El relieve en las costas

La costa es la zona de contacto entre la tierra y el mar. Las costas pueden ser bajas o altas. En las zonas de costa baja predominan las playas. En las zonas de costa alta predominan los acantilados, altos y escarpados, y las calas. Las formas de relieve más destacadas son:

  • Las penínsulas, que son trozos de tierra rodeados de agua por todas partes menos por una, el istmo.
  • Los cabos son parte de la costa que penetra en el mar más que el resto del litoral. A veces reciben el nombre de puntas.
  • Los golfos son entradas de mar en tierra. Se denominan bahías si tienen pequeñas dimensiones.
  • En ocasiones, el mar penetra en la tierra y ocupa un valle, dando lugar a una ría. Si el mar ocupa un valle formado por un glaciar, se crea un fiordo.
  • Las islas son porciones de tierra rodeada de agua por todas partes. Un conjunto de islas próximas forman un archipiélago .

Relieve de los fondos marinos

El fondo de los océanos presenta formas tan variadas y accidentadas como los continentes.

En las zonas cercanas a la costa están las plataformas continentales, vastas mesetas sumergidas que se extienden hasta una profundidad de unos 200 m. Contigua a la plataforma hay una zona de fuerte pendiente, el talud continental, que conduce a las grandes profundidades.

En el fondo del océano, entre los 3.000 y los 7.000 m de profundidad, se halla una extensión plana, la llanura abisal. En ocasiones, la llanura abisal está interrumpida por las dorsales oceánicas, que son grandes cordilleras de hasta 3.000 m de altitud. Las cimas de las dorsales más elevadas pueden llegar a sobresalir de las aguas y formar islas. También hay fosas marinas que son profundas entalladuras en la llanura abisal. Las fosas más importantes se localizan en el océano Pacífico: destaca la fosa Challenger, con 11.033 m de profundidad, en las islas Marianas.

Formación del relieve

Las fuerzas del interior de la Tierra son las responsables de la formación del relieve. Donde ahora hay montañas, hace millones de años pudo haber llanuras y viceversa; y tierras ahora emergidas, antes pudieron hallarse bajo las aguas.

La tectónica de placas

En la década de 1960 surgió la teoría de la tectónica de placas que fue aceptada en los setenta. Según esta, la litosfera, es decir, la capa más exterior de la Tierra, se encuentra fragmentada en trozos relativamente grandes de pocos kilómetros de espesor, denominados placas, que se ajustan entre sí como piezas de un rompecabezas. Las placas pueden ser continentales u oceánicas.

Estas placas, como consecuencia de las fuerzas internas de la Tierra, se mueven unas respecto a las otras de manera independiente unos pocos centímetros al año. Demasiado lento para notarlo, aunque este movimiento sea constante. Este desplazamiento provoca, en ocasiones, que las placas choquen entre sí.

  • Cuando las fuerzas de choque actúan sobre materiales de alta plasticidad, la superficie de la Tierra se ondula y se originan pliegues.
  • Cuando las fuerzas actúan sobre materiales de baja plasticidad, la corteza se fractura en bloques y se forman fallas.

Los pliegues de mayor tamaño y los bloques fallados más elevados pueden originar montañas. El desplazamiento de placas también causa los terremotos y los volcanes, principalmente en sus zonas de contacto. Se puede decir que los movimientos de las placas tectónicas son los responsables de la creación del relieve terrestre.

Transformación del relieve

El relieve cambia lentamente por la acción de los agentes externos y esta transformación tiene lugar en tres fases: la erosión, el transporte y la sedimentación.

Procesos de modelado del relieve

Las formas del relieve no son solo la consecuencia de la acción de las fuerzas internas de la Tierra. El relieve se transforma debido a la acción de una serie de agentes externos que modelan la superficie terrestre mediante procesos físicos, químicos y biológicos, que pueden durar desde un instante hasta millones de años. Los principales agentes externos que transforman el relieve terrestre son el agua, el viento y los seres vivos.

La transformación del relieve se produce en tres fases: erosión, transporte y sedimentación.

  • La erosión conlleva el desgaste, la fragmentación o la disolución de las rocas. Siempre asociado y simultáneo, se produce el transporte de los materiales que quedan sueltos.
  • El transporte es el arrastre de los materiales arrancados por la erosión, ya sean arrastrados por los glaciares y las corrientes de los ríos, o por los seres vivos, o bien suspendidos en el aire y en las aguas del mar.
  • La sedimentación es el proceso de acumulación en una zona de depósito de los materiales después de haber sido erosionados y transportados.

Los agentes externos participan en las tres fases de modelado. Por ejemplo, el viento puede desgastar la roca, transportar polvo y acumular arena.

Acción de las aguas fluviales

La acción de las aguas del río sobre el relieve es diferente en cada uno de los tramos de su recorrido:

  • La erosión conlleva el desgaste, la fragmentación o la disolución de las rocas. Siempre asociado y simultáneo, se produce el transporte de los materiales que quedan sueltos.
  • El transporte es el arrastre de los materiales arrancados por la erosión, ya sean arrastrados por los glaciares y las corrientes de los ríos, o por los seres vivos, o bien suspendidos en el aire y en las aguas del mar.
  • La sedimentación es el proceso de acumulación en una zona de depósito de los materiales después de haber sido erosionados y transportados.

Los agentes externos participan en las tres fases de modelado. Por ejemplo, el viento puede desgastar la roca, transportar polvo y acumular arena.

Acción de las aguas fluviales

La acción de las aguas del río sobre el relieve es diferente en cada uno de los tramos de su recorrido:

  • El curso alto, el nacimiento y los primeros kilómetros suele ser un área montañosa, de pendiente pronunciada; por ello, las aguas discurren velozmente. Las aguas tienen tanta fuerza que arrancan muchos materiales y erosionan formando estrechos valles, profundos cañones y gargantas, cascadas, cataratas y vertiginosos rápidos.
  • El curso medio fluye por zonas de poca pendiente. El río discurre más lentamente y transporta los materiales que había arrancado en el tramo anterior.
  • El curso bajo es el tramo final del río. El río reduce tanto su velocidad que no es capaz de arrancar nuevos materiales ni de transportar los que ya lleva y los va depositando en las orillas. En ocasiones, los materiales rellenan extensas superficies: son las llanuras aluviales, de gran fertilidad. Por ellas el río puede circular describiendo amplias curvas o meandros. En la desembocadura se pueden originar deltas de forma triangular o amplios estuarios.

Acción de las aguas marinas

En la costa, las olas y las corrientes desgastan el relieve. Forman costas altas y abruptas con acantilados rocosos. Posteriormente, las aguas transportan los materiales que han arrancado y los depositan en otras zonas formando playas que pueden estar en las cercanías o a kilómetros de distancia.

Acción de las aguas subterráneas

Cuando las aguas subterráneas atraviesan zonas formadas por rocas calizas, originan un paisaje peculiar. El agua disuelve las calizas creando cuevas, simas y galerías subterráneas con estalactitas y estalagmitas.

La disolución de las calizas puede producirse en la superficie y las rocas adquieren formas espectaculares: dolinas, lapiaces, cañones…

Acción de los glaciares

Las lenguas de hielo de los glaciares se deslizan lentamente y son capaces de desgastar y arrastrar rocas, incluso de decenas de toneladas; modelar circos en las cumbres y valles de montaña que toman forma de «U»; y también formar depósitos de materiales llamados morrenas.

Los cambios bruscos de temperatura rompen las rocas en numerosos fragmentos y forman pedreras. Esto sucede en las montañas y los desiertos, donde hay gran diferencia de temperatura entre el día y la noche. Esto ocurre porque el agua se filtra por las grietas de las rocas, se congela, actúa como una cuña y las rompe.

Acción del viento

El viento desgasta las rocas, arranca partículas de arena ya disgregadas y con ellas golpea, pule y da forma a otras rocas. Asimismo, el viento transporta la arena a lo largo de kilómetros y la deposita formando dunas.

Acción de los seres humanos

El ser humano también modifica el paisaje debido a la práctica de la agricultura y la ganadería, la tala de bosques, los incendios, la construcción de carreteras y embalses, la explotación de minas, las guerras, etc .

Fuente: Kalipedia

Deja una respuesta