Apuntes sobre la industria en la era de la globalización

Grandes regiones industriales del mundo

Actualmente, la industria está muy concentrada en tres grandes regiones: Estados Unidos, la Unión Europea y el este y el sureste asiáticos.

Zonas industriales del mundo

En el mundo se distinguen varias grandes regiones industriales:

  • Estados Unidos. Es la primera potencia industrial del mundo, debido a varias causas combinadas: cuenta con abundantes materias primas, capital, un alto nivel tecnológico, mano de obra cualificada, adecuadas infraestructuras y un importante mercado interior; además, es el centro de las finanzas mundiales.
  • UE. Su producción tiene amplias perspectivas de crecimiento tras la adhesión de los últimos países y está muy diversificada.
  • Este y sureste asiáticos. El poderío industrial de Japón se ha basado en la abundante y cualificada mano de obra, el alto nivel tecnológico y una agresiva política comercial. Su industria es moderna y se sitúa a la vanguardia de la tecnología. Destaca en la fabricación de barcos, automóviles, acero y artículos electrónicos.

El resto de las regiones (Singapur, Corea del Sur, Malaysia, China, India, Tailandia…) se han industrializado más recientemente, basándose en la existencia de mano de obra abundante y barata, así como en las ventajas fiscales y financieras que ofrecen los gobiernos para instalar las fábricas. Así consiguen ser muy competitivos y absorber gran parte de los procesos productivos que antes se localizaban en Japón y Europa.

Desde hace unos años se han creado otras áreas industriales de importancia mundial en Brasil, Argentina, Perú, Australia, Rusia, Sudáfrica y algunos puntos del golfo Pérsico.

Una industrialización selectiva

Los siguientes factores ayudan a comprender por qué unas zonas del mundo están más industrializadas que otras.

  • Los países desarrollados tienen una industria potente. Son países con una gran estabilidad política, con capital suficiente para invertir en fábricas y en nuevas tecnologías, con buenas infraestructuras de transporte, con mano de obra cualificada y unos habitantes que son grandes consumidores. En estos países tienen sus sedes las principales empresas industriales del mundo y se concentra la producción de los sectores que emplean más tecnología.
  • Algunos países se han convertido en potencias emergentes gracias a una rápida industrialización. Es el caso de China, India, Brasil, México…, que cuentan con gobiernos estables y con una mano de obra barata cada vez más cualificada. Están especializados en industrias de contenido tecnológico bajo, aunque cada vez invierten más en I+D.
  • La ausencia de estabilidad política explica en gran medida por qué muchos países de África, América Latina y Asia siguen sin industrializarse, a pesar de ofrecer mano de obra barata y recursos naturales abundantes. Solo hay algunos «oasis» industriales en determinadas zonas, como, por ejemplo, las áreas portuarias.

Nueva forma de organización del trabajo

El desarrollo de nuevas tecnologías (informática, Internet) ha tenido un fuerte impacto en la organización del trabajo. La facilidad e inmediatez de las comunicaciones y el abaratamiento de los transportes facilitan que una misma empresa divida su proceso productivo entre varias localidades, regiones de un mismo país e, incluso, entre distintos países. En un sitio se realizan los procesos de I+D, en otro lugar se lleva el control financiero y comercial, en un tercero se realiza la producción propiamente dicha, etc.

Las empresas localizan cada fase del proceso industrial en el lugar más ventajoso para esa fase concreta. Los procesos de producción son globales y las tareas se separan espacialmente (deslocalización) y se subcontratan (externalización). Por ejemplo, los procesos de I+D se suelen situar en los países desarrollados que cuentan con una mano de obra formada; los procesos productivos que requieren gran cantidad de mano de obra se sitúan en los países con salarios más bajos y menor peso de los sindicatos; y las actividades más contaminantes buscan naciones con una legislación medioambiental escasa .

Deja una respuesta