Apuntes sobre la Revolución Francesa

La crisis de la sociedad francesa

La sociedad del Antiguo Régimen en Francia presentaba la siguiente estructura:

– Estamentos privilegiados:

– Nobleza (1,5% de la pob.):

· por antigüedad:

· noblesse d’epée

· noblesse de robe

· por su riqueza

· por su vinculación con la Corte

– Clero (0,5% de la pob.):

· clero dirigente: familias nobles

· bajo clero: de origen popular

– Estamento no privilegiado:

– Tercer estado (98% de la pob.):

– Pob. urbana:

· alta burguesía

· media-baja burguesía (clase media)

. rentistas

. clases populares (sans-culottes)

– Campesinado:

– pequeños propietarios

– campesinos sin tierra

– libres

– siervos

– vasallos

Esto va a implicar que la situación que ocupaban los miembros del Tercer Estado (la burguesía y el campesinado) no se correspondía con su función económica ni su fuerza real. La burguesía aumentará en número y riqueza al tiempo que cada vez es más postergada de las funciónes públicas importantes. Además ha de soportar una fuerte carga impositiva.

Por su parte, el campesinado se encuentra como principales problemas con que la propiedad de las tierras que trabaja no está en sus manos sino de la nobleza y clero, y además también ha de pagar fuertes impuestos.

En el otro lado está la nobleza y el clero que gozan de privilegios, perciben multitud de rentas e impuestos y acaparan los cargos políticos más importantes.

D. La crisis del sistema político

Viene dada por los siguientes aspectos:

  • Escasa popularidad de los últimos Borbones (Luis XV y Luis XVI) y su falta de energía, de dotes de gobierno y de habilidad para emprender las necesarias reformas. Gobiernan sin Parlamentos, como reyes del siglo XVII.
  • La administración es anticuada y poco eficaz, con estatutos jurídicos favorables a los estamentos privilegiados.
  • Un grave desfase entre el gasto público y los ingresos del Erario –> bancarrota, déficits crecientes.

La coyuntura económica desfavorable

La crisis económica que va a vivir Francia a finales del siglo  XVIII podemos desglosarla en tres puntos:

1)Caótica situación de la Hacienda del Estado (nobleza y clero están exentas del pago de impuestos, los gastos de la corte son excesivos, la guerra de la independencia americana ha provocado una  sangría en las finanzas estatales,…). Eran muchos los gastos y los impuestos ya no se podían aumentar más a no ser a costa de extender el número de contribuyentes hacia los estamentos privilegiados lo que provocará el descontento de este grupo social y la primera etapa de la Revolución.

2)Entre 1784-86 hay una crisis que afecta al sector textil (competencia de los productos ingleses) y a los viticultores (crisis de superproducción: los precios de vino se derrumban y a los agricultores que viven de este cultivo padecen una crisis de subsistencia).

En 1788-89, tiene lugar una crisis de subsistencia que afectó a la agricultura, industria y comercio. En 1788 la cosecha de trigo fue muy mala debido a factores climáticos adversos, experimentando el precio del trigo una fuerte alza que no beneficia a nadie: el productor no tiene stocks negociables y el consumidor padece auténtica hambre. La industria y el comercio quedarán colapasados. Todo ello genera un importante malestar social.

3)Tratado de Libre Comercio firmado entre Francia e Inglaterra en 1766 conforme al cual los productos ingleses pueden circular libremente por Francia, perjudicando a las mercancías francesas. Además, en virtud de este tratado, se permitirá la libre exportación de cereales, aumentando  su salida en 1787 y 1789, precisamente en un momento en que la producción es menor por la sequía.

EL PROCESO REVOLUCIONARIO Y LAS MEDIDAS LEGISLATIVAS:

A. La revuelta de los privilegiados (1787-1789)

Tras los intentos de reforma fiscal por parte de los tres ministro citados (Turgot, Necker y Calonne), la Asamblea de Notables obliga en 1787 al rey a nombrar ministro de economía a Brienne, quien llega a las mismas conclusiones que sus antecesores (establecimiento de impuestos según la riqueza y no según el estamento al que se perteneciera). Ello volverá a provocar el enfrentamiento frontal de la nobleza, disolviendo Brienne la Asamblea de Notables de la que él mismo había surgido. La nobleza, en concreto los reprentantes del Parlamento de París, dirá que la aprobación de nuevos impuestos sólo podría producirse en los Estados Generales que no habían sido convocados desde 1614.

En julio de 1788, Brienne aceptará esta propuesta. La situación de inestabilidad social y el temor a una bancarrota del Estado hace que la burguesía y la nobleza con títulos de Deuda provoquen la caída de Brienne. Le sustituirá Necker quien acelera la convocatoria de los Estados Generales al considerar que la única forma de sacar adelante los proyectos fiscales de sus antecesores es que haya una alianza entre el rey y el Tercer Estado.

Se discutirán cuestiones de forma respecto a cómo convocar estos Estados Generales: si reunión conjunta o por separado cada estamento; número de representantes: 1/3 cada estamento o mitad privilegiados y mitad Tercer Estado; voto por estamento o por representantes; derecho de veto.

En enero de 1789 se convocan los Estados Generales iniciándose la redacción de los cahiers de doléances que recogerán el estado de opinión del pueblo francés. Los cuadernos de nobleza y clero mantendrán su adhesión a los privilegios y las inmunidades tradicionales aunque condenaban los abusos del fisco y de la monarquía absoluta. Los del Tercer Estado reclamarán libertad de expresión, de reunión, comercio , igualdad civil de los tres Estados, que se doblara el número de representantes del Tercer Estado y que el voto fuera por cabeza (el rey accede a lo primero pero no a los segundo), petición de supresión del régimen feudal y sus abusos. Destacará la publicación del folleto titulado )Qué es el Tercer Estado? del abate Sieyés en el que la burguesía manifiesta sus deseos de controlar los destino de la nación al margen de los privilegiados.

B. La revolución moderada y la Monarquía Constitucional (1789-1792)

  • La revuelta institucional

Con la reunión de los Estados Generales el 5 de mayo de 1789, en sesión presidida por el rey, se iniciará el primer acto de la revolución: la revuelta institucional.

El número de representantes de cada estamento estaba equilibrado para que los dos privilegiados no superaran en número a los del Tercer Estado. Sieyés, diputado del Tercer Estado, hará un llamamiento a los dos privilegiados para deliberar en común, a lo cual se oponen. Ello provoca que este diputado proponga al Tercer Estado que se autodeclare como Asamblea Nacional, depositaria de la soberanía. Ante este acto -el primero de carácter revolucionario-, el rey ordena el cierre de la Sala de Sesiones del Tercer Estado, los cuales se reunirán en la Sala del llamado Juego de la Pelota, en donde jurarán no disolverse hasta haber dado a Francia una Constitución.

El rey será incapaz de disolver esta Asamblea. Todo el clero y parte de la nobleza se unirán a ella. Al rey no le quedará más remedio que sancionar los hechos, obligando al resto de diputados a unirse al Tercer Estado.

La Asamblea pasará a denominarse Asamblea Nacional Constituyente, concluyendo la revuelta institucional, primer acto de la revolución y primer triunfo de la burguesía.

  • La revuelta popular

Destacarán las revueltas de París y la del campo.

La revuelta de París tendrá como hecho más significativo la toma de la Bastilla (cárcel, símbolo del absolutismo monárquico) el 14 de julio de 1789. La explicación a estos hechos está en la situación de aguda crisis económica y en la difusión de folletos que atacaban a los privilegiados y los acusaban de acaparar granos y conspirar contra el gobierno. Los líderes populares de París (Desmoulins, Marat, Danton) movilizan a las masas y las incitan a armarse. El hecho concreto que provocó la rebelión fue la destitución de Necker y el intento de vuelta al Antiguo Régimen por parte del rey.

La revuelta del campo será más violenta. En el verano de 1789 se produce lo que Lefebvre denominó «el Gran Miedo» (la Grande Peur). Cunde la idea de un complot aristocrático frente al campesinado que unido al miedo a los salteadores y a las noticias deformadas que llegaban de París provocará un levantamiento en armas del campesinado quien pedirá la abolición de los derechos feudales quemando las escrituras que se los otorgaban a los señores.

  • La Asamblea Constituyente

Destaca en primer lugar, y dentro de un clima de entusiasmo patriotico, la aprobación de una serie de medidas para acabar con el sistema feudal: supresión de las prestaciones personales, igualdad ante el impuesto, renuncia al diezmo y a los derechos de caza nobiliarios.

El 26 de agosto de 1789 se aprobará la declaración de derechos del hombre y del ciudadano, inspirada por la Declaración de Independencia de Filadelfia. Se reconoce la libertad como primer valor, concepto que se aplica a la religión, a la expresión de ideas, a la economía. Se reconoce como imprescriptible el derecho a la propiedad, junto a la seguridad y la resistencia a la opresión. Se declara que la soberanía reside en la Nación y que todo ciudadano es inocente mientras no se demuestre lo contrario.

Estas dos medidas de agosto de 1789 eran actos autenticamente revolucionarios: la nobleza quedaba despojada de sus privilegios y el rey de su soberanía. El rey se resistirá lo que provoca un lebantamiento popular (la marcha hacia Versalles) tras la cual el rey se verá obligado a residir en el palacio de las Tullerías (en París). Allí se trasladará la Asamblea Nacional, sentándose los más moderados a la derecha y los más radicales a la izquierda.

Para solucionar el problema fiscal, se propondrá la nacionalización de los bienes del clero por parte de un obispo (Talleyrand). Esta medida se verá completada con la Constitución Civil del Clero (1790) lo que supone su conversión en funcionarios.

La obra cumbre de la Asamblea Constituyente será la Constitución de 1791, la primera que conoció Francia. Establecerá la Soberanía Nacional y la separación de poderes, siendo los representantes de la nación la Asamblea Nacional y el rey.

El poder legislativo será el más poderoso al ser la Asamblea indisoluble y plenamente autónoma respecto al rey.

El poder ejecutivo estará en manos del rey que será el jefe de toda la administración, elegirá a los ministros, jefe de los ejércitos aunque no pueda declarar la guerra ni firmar la paz sin autorización de la Asamblea.

El poder judicial será independiente y estará formado por jueces elegidos.

La Constitución diferencia a los ciudadanos en activos (1/6 se la pob. con todos los derechos políticos) y pasivos. Activo será todo aquel de más de 25 años que paga contribuciones superiores a tres jornales y que no sea sirviente doméstico.

La Asamblea Constituyente adoptará una serie de medidas tendentes a establecer el liberalismo económico puro basado en la concepción burguesa de la propiedad (v.gr.: se prohiben asociaciones obreras).

  • La Asamblea Legislativa

El 14 de Septiembre de 1791 el rey jurará la Constitución.

Esta Asamblea estará compuesta de 745 diputado de nueva elección dominada por los fuldenses que son monárquicos defensores de la Contitución. Los otros dos grupos más importantes serán los jacobinos y los girondinos.

El año que duró esta Asamblea (hasta agosto de 1792) estuvo caracterizado por problemas internos a causa de la escasez alimentaria, y externos al aumentar el clima bélico debido a la presencia de muchos exiliados principalmente en Austria. Los girondinos serán partidarios de la guerra mientras que los jacobinos consideran que aún no están preparados para la misma. El 20 de abril de 1792 la Asamblea aprueba la declaración de la guerra a Austria. A pesar de las derrotas iniciales, la guerra contribuirá a enervar el sentimiento patriótico del pueblo francés.

C. La caída de la Monarquía y la Convención Republicana (1792-1795)

El 1 de agosto se difundía en París el manifiesto del duque de Brunswick, general de los ejércitos prusianos, que amenazaba al pueblo de París si era maltratada la familia real. Este manifiesto puso en evidencia que existía una connivencia entre la Corona francesa y el enemigo, lo que provocó la insurrección popular del 10 de agosto. Las masas populares, dirigidas por los sans-culottes formarán una Comuna popular en París, gobierno paralelo que compartía el poder con la Asamblea. Este día se vota la supresión de la monarquía y la convocatoria de una Convención elegida por sufragio u8niversal. La caída de la monarquía constituirá una revolución dentro de la revolución.

  • La Convención Girondina

El 20 de Septiembre abre sus sesiones la Convención. Al día siguiente se abolió la monarquía y el 22 se proclamó la República. Tres son los grupos más importantes: girondinos; jacobinos o montañeses y la Llanura o el Pantano. La fase dominada por los girondinos dura hasta junio de 1793. Las tropas revolucionarias vencían en Valmy frete a Austria. Triunfaban así las tesis girondinas sobre la guerra: la guerra de liberación se había convertido en una guerra de exportación de la Revolución.

En el interior, el juicio, condena y posterior ejecución de Luis XVI enfrentó a girondinos y jacobinos. Los primeros intentaron salvar al rey. Este hecho atizó aún más el conflicto entre la Francia revolucionaria y la Europa monárquica. Se creará la Primera Coalición capitaneada por Inglaterra a la que se unirán Holanda, España, Austria, Prusia y los Estados italianos. Toda Europa contra Francia.

En el plano económico se enfrentarán las pretensiones liberalizadoras de la Gironda con las clases populares (sans culottes) quienes exigían un control del precio del pan y del trigo.

Destacará el levantamiento de la Vendée provocado por la leva en masa de 300.000 hombres en esta región de mayoría monárquica y católica para hacer frente a la guerra exterior. Será duramente reprimido. Se crearán organismos dirigidos a la represión de los contrarrevolucionarios: Comite de Seguridad General, Comité de Salvación Pública,…

Las masas populares, en junio de 1793, inspiradas por líderes jacobinos, se sublevaron contra la Convención, rodeando la asamblea y deteniendo a los principales líderes girondinos. Con ello acaba la Convención girondina y comienza la Montañesa.

  • La Convención Montañesa

Los montañeses, dirigidos por Robespierre, pretenderán satisfacer las demandas de los sectores más desfavorecidos (sans-culottes y campesinado) aboliendo totalmente el sistema feudal y fijando una ley del máximo general que establecía precios controlados.

Su gran obra legislativa será una nueva Constitución que nunca entró en vigor y que proclama la soberanía popular y desaparece la distinción entre ciudadanos activos y pasivos.

Ante las derrotas en la guerra y la presión de los sans-culottes se adoptarán en septiembre de 1793 medidas radicales. Será lo que se conoce como la instauración del Terror caracterizada por las ejecuciones que se prolongan durante toda la etapa montañesa. Se dicta una ley de máximun general que fija los precios de los artículos y de los salarios, se suprime el culto y se adopta un nuevo calendario revolucionario.

Dentro de la Convención había una lucha interna:

– Los indulgentes (Danton): creen que hay que acabar con el terror y con la persecución religiosa para conseguir el final de la guerra.

– Los hebertistas (Hébert): exigían acentuar el terror y predicaban la lucha de los pobres contra los ricos. La Convención intentará dar satisfación a estos.

Se entrará en una dinámica de sospecha generalizada y en una espiral de acusaciones y ejecuciones, que acabará con todos los líderes políticos en la guillotina.

Con la ejecución de Robespierre y la clausura del club jacobino de París se acabará la etapa radical de la revolución.

  • La Convención Termidoriana

Supondrá el fin de la experiencia democrática en la revolución. En ella la burguesía moderada vuelve a hacerse cargo de la situación.

Se iniciará la persecución de los radicales defensores del terror, es lo que se conoce como Terror Blanco (mayo-junio 1795).

En política económica destaca el retorno al liberalismo económico, con la derogación de la ley del máximun general. La crisis económica se agravará ya que la escasez y la especulación unidas provocan una crisis de subsistencia.

Las clases populares se desesperan y la revuelta social aparece como inevitable. El choque definitivo se produce en mayo: es una guerra civil que resuelve el ejército a favor de la burguesía moderada en el poder

La guerra exterior acaba contra Prusia y España en 1795 con la paz de Basilea. Continuará con Austria e Inglaterra.

Su obra política cumbre será la Constitución del año III (1795) en la que se sitúa a la propiedad como la clave del sistema. Vuelve de nuevo el sufragio restringido quedando la masa popular marginada del poder. Supondrá el triunfo del ideal burgués de 1789. El poder ejecutivo recaía en un Directorio de cinto miembros. Con la disolución de la Convención se inaugurará una nueva etapa de la revolución: el Directorio.

D. El Directorio (1795-1799): la estabilización de la revolución

Soboul califica esta etapa como «república burguesa gobernada por propietarios». El objetivo de esta burguesía es detener la Revolución para consolidar lo conseguido.

En política interior, el Directorio vivirá amenazado por los realistas y los radicales (Baboeuf). Tendrá que recurrir constantemente a los militares lo que demuestra el difícil equilibrio de la sociedad francesa y el papel arbitral que juega el ejército. El Directorio se encontrará a merced del ejército.

No obstante, el gran problema del Directorio es la cuestión financiera. Ha de vender los pocos bienes nacionales que aún quedan. La inestabilidad social se hace patente.

En política exterior destacará la brillante actuación del joven Napoleón, quien dirige ya el ejército, y sus victorias sobre Italia, Austria y Egipto. Ello dará lugar a la Segunda Coalición formada por Inglaterra, Austria, Rusia, Turquía y los Borbónes de Nápoles.

La inestabilidad interior y algunos fracasos militares propiciaron el golpe de Estado del 18 de brumario (1799) dando paso al consulado, con Sieyés, Ducos y Napoleón al frente de la nación francesa. Con este acto la revolución había acabado.

Deja una respuesta