Apuntes sobre las primeras rupturas revolucionarias

Algunos historiadores (Palmer y Godechot) hablan de revoluciones atlánticas, dentro de las cuales incluyen a la Revolución Francesa,  iniciadas en los Estados Unidos y que se van a desarrollar durante el último tercio del siglo XVIII con unas características comunes: fuerte crecimiento de la población que repercute en las estructuras sociales y económicas; extraordinario enriquecimiento de la burguesía deseosa de alcanzar también el poder político; presupuestos ideológicos (Ilustración) que proporcionan la justificación teórica para atacar al Antiguo Régimen.

La Independencia de los Estados Unidos

En el último tercio del siglo XVIII, las trece colonias británicas de América del Norte, gestadas a partir de la llegada de los peregrinos del Mayflower (1620), se independizan de Inglaterra y se convierten el la República Federal de los Estados Unidos.

  • Causas:

1) El influjo de las nuevas ideas revolucionarias procedentes de Francia: calarán con fuerza en la burguesía intelectual americana surgida a consecuencia de la gran prosperidad económica experimentada. La Ilustración les proporciona argumentos sobre los que asentar sus pretensiones en lo político, lo económico y lo social.

2) El sentimiento de unidad: se iba forjando entre los colonos.

3) La prosperidad económica de las colonias enriquecidas por el constante auge de la industria y del comercio. Las ocho colonias del Norte vivían principalmente del comercio y de una incipiente industria que permitió la creación de una clase burguesa fuerte, activa e ilustrada, desarrollándose formas políticas y sociales de hombres libres; y las cinco del Sur eran predominantemente agrícolas con grandes plantaciones de algodón, tabaco y arroz, cultivadas por mano de obra de esclavos negros.

La causa inmediata del conflicto entre la metrópoli y las colonias fue la política autoritaria y poco hábil de Jorge III y sus ministros. Estos, para remediar la crítica situación en que se encontraba la Hacienda inglesa tras la guerra de los Siete Años (1757-1763), impondrán nuevos tributos que quieren hacer extensivos a los colonos de América (1765). Estos se niegan a pagarlos basándose  en que no eran legales por no habérseles consultado para imponerlos -ya que no tenían representantes en la Cámara de los Comunes-. Plantean una serie de reivindicaciones jurídicas que desembocarán en a ruptura y en la guerra contra la metrópoli.

  • Desarrollo:

Será en 1773 cuando, tras adjudicar el gobierno inglés el monopolio de la venta del té en las colonias americanas a la Compañía inglesa de las Indias, se produzca la ruptura al asaltar los colonos varios navíos cargados de té arrojándolo al mar.

En cada colonia se constituirá un comité de salvación pública para preparar la resistencia ante las tropas enviadas por Inglaterra.

El 4 de Julio de 1776 se celebrará el Segundo Congreso de Filadelfia, en el que se proclama la independencia de las Trece colonias, redactada por el abogado Thomas Jefferson. Sus principios fundamentales son:

  1. Todos los hombres son iguales y cuentan con una serie de derechos inalienables (vida, libertad, búsqueda de la felicidad,…
  2. Los Gobiernos tienen la obligación de garantizar al hombre esos derechos
  3. Los Gobiernos deben su poder al consentimiento de los gobernados
  4. Cuando un Gobierno incumple sus obligaciones, los gobernados tienen el derecho de sublevarse contra él.

Todo esto significará que, por primera vez en la Historia, un pueblo traducía a la realidad de los hechos las ideas de la Ilustración.

Las grandes potencias marítimas aprovecharán la ocasión para rebajar el poder inglés, apoyando a los insurrectos (Francia, Holanda, España (revanchismo por la guerra de los Siete Años).

La guerra acabará con el Tratado de Versalles de 1783 por el que Inglaterra reconocerá la independencia de sus colonias americanas.

  • Consecuencias:

Las colonias se transformarán en los Estados Unidos de América cuando en 1787 promulguen la primera Constitución escrita de la Historia en la que se proclamaba el principio de Soberanía Nacional y la nueva nación se convertía en una República Federal. En ella se consagra el principio de la separación de poderes:

– El poder ejecutivo reside en un Presidente, elegido por cuatro años

– El legislativo recae en el Congreso, constituido por dos cámaras: el Senado, que se compone de dos representantes de cada Estado, y la Cámara de Representantes, formada por los elegidos en cada Estado, en número proporcional a su población-

– El judicial que lo encarna el Tribunal Supremo que será el encargado de arbitrar en los problemas surgidos entre el ejecutivo y el legislativo.

Los movimientos revolucionarios en Europa

  • Reino Unido

Aprovechando la revolución de las colonias, sugirán en Inglaterra dos revueltas principalmente que tendrán como meta crear unos Parlamentos más representativos, si bien acabarán viéndose frenados en sus aspiraciones.

La primera de estas revueltas será la irlandesa quien, ante la necesidad del gobierno británico de reclutar un ejército para hacer frente a la rebelión americana, aprovechará para reclamar su independencia, solicitando derecho de voto para los católicos y un Parlamento elegido cada tres años. Los protestantes e ingleses se unirán asustados por estas pretensiones y acabarán frenando este movimiento.

La segunda revuelta se produce en suelo inglés, encarnada en el Movimiento de Yorkshire y protagonizada por los radicales Whigs. Reivindicarán sufragio universal para los varones, voto secreto, inmunidad parlamentaria y renovación del Parlamento cada año. En 1780 se producirán en Londres 300 muertos a causa de la revuelta, fracasando.

  • Los Países Bajos

En Holanda en el siglo XVIII se irán perfilando tres agrupaciones políticas que respondían a intereses de distintos grupos sociales:

– Orangistas (vieja nobleza): partidarios de aumentar el poder del soberano

– Patriotas (burguesía): defienden que el soberano se someta al poder político

– Regentes (disidentes religiosos, algunos burgueses y nobles): pretendían mantener las tradiciones.

Regentes y patriotas provocarán la destitución del soberano Guillermo V y la creación de instituciones republicanas al comprobar que la independencia americana no impulsaba su comercio.

El soberano pedirá ayuda a Prusia y Gran Bretaña y será restituido en el poder debiendo los patriotas refugiarse en Francia.

Por su parte en Bélgica se formarán dos agrupaciones políticas:

– Estatistas: aristócratas conservadores

– Patriotas: representantes de la burguesía liberal

Ambos grupos se enfrentarán al emperador José II por sus intenciones de suprimir privilegios del Antiguo Régimen y de hacer depender en mayor medida a Bélgica de Austria.

La agitación se radicaliza con la crisis económica de 1788 y por las noticias procedentes de Francia, desvinculándose los estatistas de las revueltas opositoras. Se unirán al nuevo emperador Leopoldo II y derrotarán a los patriotas que tendrán que refugiarse en Francia.

  • Suiza

Las causas de este proceso revolucionario son: el progreso de las ideas ilustradas, los enfrentamientos sociales y las dificultades económicas. La revolución fracasará por el envío de tropas de otros cantones y de Francia en apoyo de los aristócratas ginebrinos.

Deja una respuesta