Apuntes sobre las unificaciones de Alemania e Italia

VI. LA UNIFICACIÓN ALEMANA E ITALIANA

A. La unificación alemana

En Alemania el proceso unificador estará encabezado por los propios príncipes lo que a la larga conducirá a la formación de un Estado de tipo federal en que cada uno de los Estados que lo componen tendrá reconocidos sus rasgos propios a la vez que sigue conservando una cierta autonomía.

Antecedentes de la unificación

Como antecedentes más importantes de la unificación alemana hemos de aludir a:

* Ideológicos:

  • Romanticismo: (Herder) generará entre los intelectuales alemanes la conciencia de la existencia de una civilización alemana.
  • Corrientes históricas: Ranke y su idea del «pueblo alemán»
  • Corrientes literarias: hermanos Linger
  • Corrientes filosóficas: Hegel («El espíritu alemán ha de mantenerse puro frente a cualquier influencia extranjera»)

* Económicos:

El proceso de industrialización en Alemania se veía dificultado por la división en 34 Estados con sus correspondientes aduanas, además de por la competencia inglesa y francesa.

En 1834 se creará la unión aduanera (Zollverein) emprendida por los Estados alemanes del norte. Con ello se conseguirá una ampliación del mercado para los productos tanto agrícolas como textiles, aumentando los intercambios comerciales en general y mejorando la red de transportes, especialmente el ferrocarril.

* Políticos:

En 1815, el Congreso de Viena, dividirá este territorio en 38 Estados, creándose una Confederación Germánica bajo el poder de Austria.

Durante las revoluciones de 1848, se creará un Parlamento Alemán en Francfort, en un intento de formar un gobierno para todo este área que fracasa.(Aludir a la revolución de 1848 en Alemania)

Prusia y la unificación alemana: sus fases

La figura clave del proceso unificador alemán será el canciller Otto von Bismarck, que era miembro de la nobleza terrateniente prusiana (junker), a quien el rey de Prusia, Guillermo I, nombrará como primer ministro en 1862. Se mostrará autoritario y enemigo del liberalismo, la democracia y el socialismo. Gobernará con la oposición del Parlamento y con el apoyo incondicional de los junkers prusianos.

* Etapas de la unificación alemana:

$ La guerra de los ducados daneses (1864)

Se trata de los ducados de Schleswig y Holstein, con una base social germánica pero administrados por Dinamarca. Los habitantes de estos territorios se negarán a reconocer al rey de Dinamarca que pretendía integrarles en su reino, lo que provocará la invasión militar de estos territorios por Austria y Alemania (que habían llegado a un acuerdo previo) y la declaración de guerra a Dinamarca. Tras la victoria, Holstein pasará a ser administrado por Austria y Schleswig por Prusia. Ambos Estados quedan integrados en el Zollverein.

$ La guerra contra Austria (1866)

Las rivalidades entre Austria y Prusia no tardaron en estallar. En el orden internacional, tanto Francia, deseosa de la unificación alemana, como Rusia apoyan a Prusia.

El conflicto surgirá cuando Prusia proponga la creación de un Parlamento alemán elegido por sufragio universal masculino a lo que Austria se opone. Estalla la guerra y en la batalla de Sadowa el ejército austriaco es derrotado. Se firmará la Paz de Praga, debiendo ceder Austria el Véneto a Italia  aceptar la anexión de Holstein a Prusia.

Se creará una Confederación de Alemania del Norte que en 1867 firmará acuerdos militares y económicos con los Estados alemanes del sur.

$ La guerra franco-prusiana (1870)

Este enfrentamiento estará motivado por la candidatura del príncipe alemán, Leopoldo de Hohenzollern, al trono español. Ello despierta el temor de Francia a un nuevo pacto de los Habsburgo.

Bismarck buscará el estallido de la guerra manipulando el telegrama que envía Napoleón III al rey de Prusia (Telegrama de Ems) dándole un aspecto de ultimátum.

La derrota francesa es rápida: Sedán (1870), destrucción de su ejército en Metz y capitulación de París (1871) provocando la caída de Napoleón III y la anexión a Prusia de Alsacia y Lorena.

Prusia se consolidará como una gran potencia, consiguiendo la unidad alemana en 1871, cuando Guillermo I sea coronado como emperador del II Reich (18 de Enero de 1871)

B. La Unificación Italiana

Antecedentes de la unificación

En Italia nos vamos a encontrar tres proyectos para llevar a cabo la unificación:

$ Mazzini (principal representante del nacionalismo democrático) y su organización «Joven Italia»: pretenden crear una República unitaria y centralista en Italia mediante la preparación de una serie de revueltas en los distintos Estados italianos.

$ Neogüelfismo (nacionalistas moderados): su principal representante es Gioberti. Impulsaron un nacionalismo católico (poder religioso por encima del político) que pretendía crear una Confederación de Estados Italianos bajo la presidencia del Papa Pío IX.

$ Partidarios de una monarquía liberal: defienden la creación de una Italia unficada por el rey de Piamonte, Victor Manuel II, al ser el reino de Piamonte el único Estado italiano que mantuvo un régimen liberal y parlamentario tras 1848. El órgano de propaganda de esta postura será el periódico «Il Risorgimento».

Destacará la figura del ministro de Victor Manuel II, Camilo Benso, conde de Cavour, quien dirigirá la organización política llamada «La Sociedad Nacional Italiana» quien aglutinará a las distintas opciones nacionalistas tras su creación en 1856.

Como antecedente al proceso unificador italiano hay que aludir también al desarrollo económico del norte de Italia (Piamonte) con el desarrollo de una importante industria textil y con la creación de una importante red ferroviaria a partir de 1850 durante la presidencia de Cavour quien desarrollará una política liberal.

Será la burguesía industrial piamontesca la impulsora del desarrollo económico y de la unificación política.

Etapas de la unificación territorial (1859-1870)

El proceso unficador de Italia se llevará a cabo durante el reinado de Victor Manuel II de Saboya (1859-1879) quien será el principal artífice de la misma ayudado por Garibaldi y por su primer ministro Cavour.

$ Preparación diplomática

Cuando en 1852 Cavour acceda a la presidencia del gobierno piamontés, verá la necesidad de contar con apoyos fuertes en el extranjero para llevar a cabo la unificación ya que esta conduciría inevitablemente a un enfrentamiento con Austria.

En 1858 firmará el Tratado de Plombières en el que se establece una alianza militar franco-piamontesa frente a Austria. Francia ayudaría al Piamonte a expulsar a los austriacos de Italia y a cambio recibiría Niza y Saboya.

En 1859 el ejército austriaco invade el Piamonte el cual se presentará ante la opinión internacional como víctima de las apetencias imperialistas de la gran Austria quien acabará aislada.

$ La guerra contra Austria

Estallará la guerra frente a Austria quien saldrá derrotada inicialmente en Magenta y Solferino (junio de 1859), gracias a lo cual el Piamonte recibirá Lombardía. Francia, tras esta victoria, firmará la paz por separado con Austria (Tratado de Villafranca y Paz de Zurich) por temor a encontrarse frente a una alianza internacional antifrancesa.

Cavour dimitirá de su cargo.

$ La anexión revolucionaria: Garibaldi

En ese mismo año, Cavour prepara agitaciones revolucionarias en áreas septentrionales de Italia, que tomarán el poder en Parma, Módena y la Romaña, implantando gobiernos provisionales, cuyos dirigentes se declararán partidarios de la anexión a Piamonte, la cual es confirmada mediante plebiscito por sus respectivas poblaciones. Se forma así, en 1860, el reino de la Alta Italia, reconocido por Napoleón III.

Cavour vuelve al poder.

En el sur de la península italiana destacará Garibaldi y sus «camisas rojas» quienes, partiendo de Génova, desarrollarán una serie de movimientos contra el gobierno de Nápoles. Inicialmente conquistará la isla de Sicilia y posteriormente todo el Reino de las Dos Sicilias. Garibaldi instaurará inicialmente como gobierno una dictadura aunque posteriormente facilitará la incorporación de estos territorios al Piamonte.

En 1860, Victor Manuel II será proclamado rey de Italia «por la Gracia de Dios y la voluntad de la nación por un Parlamento de todos los Estados».

En 1861 las potencias europeas reconocerán al reino de Italia.

Será en 1866 cuando, tras la batalla de Sadowa, Austria tendrá que reconocer la cesión de Venecia a Italia.

$ La culminación del proceso unificador

Para completar la unidad sólo faltaba la incorporación de los Estados Pontificios. Desde 1849 cuando Mazzini proclamó la «República Romana», el Papa, Pío IX, solicitó y obtuvo de Luis Napoleón III apoyo para defenderse. Será en 1870, cuando tras la derrota francesa de Sedán frente a Prusia, se retiren las tropas francesas de Roma, quedando anexionados los Estados Pontificios al reino de Italia (tras un plebiscito) y proclamándose a Roma como la nueva capital de Italia.

El Papa no reconocerá esta anexión. Habrá que esperar hasta 1929 con el Tratado de Letrán para la solución de este conflicto, a raíz del cual se creará el Estado Pontificio denominado Ciudad del Vaticano.

Deja una respuesta