Apuntes sobre problemas de la población

La población en los países subdesarrollados

Un crecimiento elevado

En los países subdesarrollados, el crecimiento de la población es, en general, alto, por encima del 2%. La razón es la elevada natalidad. En la mayoría de estos países, la tasa de natalidad supera el 30%0, y en algunos Estados africanos ronda el 50%0. No obstante, en las últimas décadas se ha ido reduciendo el crecimiento.

Esta elevada natalidad responde a cinco motivos principales:

  • La mayoría de la población vive de la agricultura, y el trabajo de los hijos en el campo es indispensable para las familias.
  • En estos países, cada año mueren 92 menores de 5 años por cada 1000 nacidos, frente a los 8 niños que fallecen en los países desarrollados. Debido a esta elevada mortalidad infantil, las mujeres tienen más hijos, pues saben que algunos no sobrevivirán.
  • Muchas culturas valoran a las mujeres por los hijos que tienen.
  • La religión tiene un gran peso, y normalmente las religiones rechazan el uso de métodos artificiales de control de la natalidad.
  • Muchos gobiernos no realizan campañas de planificación familiar.

Las tasas de fecundidad son altas, pero existen grandes diferencias entre los países. Donde se han llevado a cabo fuertes políticas de control de la natalidad, la tasa se sitúa por debajo de los 3 hijos por mujer. Pero en otros países supera los 5 hijos.

Menor esperanza de vida y población joven

la esperanza de vida en los países subdesarrollados es más baja que en los países desarrollados. En algunos Estados africanos, la edad media de vida no llega a los cuarenta años. Aunque la difusión de medicamentos y vacunas ha reducido la mortalidad, muchas personas siguen sin tener acceso a ellos, así como a la atención sanitaria y al agua potable. Estos factores, junto con la malnutrición y los conflictos armados prolongados, explican la baja esperanza de vida.

Como consecuencia de la alta natalidad y de la menor esperanza de vida, la población de los países subdesarrollados es joven. Sólo un 5% de sus habitantes tienen más de 65 años.

Problemas y políticas

En los países subdesarrollados la población plantea varios problemas:

  • El rápido crecimiento demográfico, por encima de la producción de alimentos, agrava el problema del hambre en los países más pobres.
  • Aumenta la presión sobre los recursos naturales: agua, tierra…
  • Se necesitan más servicios (hospitales, escuelas…) y viviendas.
  • Los puestos de trabajo son insuficientes.

Algunos países, como India, China o Argelia, han puesto en práctica políticas de planificación familiar, aunque con resultados dispares. Mientras que en China y Argelia el crecimiento demográfico ha disminuido, no ha sido así en India, donde cada año su población aumenta en 15 millones de personas.

La población en los países desarrollados

Un crecimiento débil

En los países desarrollados, el ritmo de crecimiento de la población es muy débil, en torno al 0,2%. Sólo en unos pocos países el crecimiento natural no es tan bajo y se sitúa alrededor del 1 %; es el caso de Estados Unidos, Australia e Irlanda.

Este débil crecimiento se debe a unas tasas de natalidad muy bajas, que en muchos países son inferiores al 11%0. La tasa de fecundidad media es de 1,5 hijos por mujer. Sólo en Estados Unidos la tasa de 2,1 hijos por mujer garantiza el reemplazo generacional.

Los principales factores que condicionan esta baja natalidad son:

  • La progresiva incorporación de la mujer al mercado laboral y la dificultad para hacer compatibles el trabajo y el cuidado de los hijos.
  • La difusión de los anticonceptivos.
  • El retraso en la edad de formar una familia y de tener el primer hijo.
  • El importante gasto que conlleva el mantenimiento de los hijos.
  • El cambio en los valores sociales y el menor peso de la religión.

Elevada esperanza de vida y envejecimiento

En los países desarrollados, la esperanza media de vida supera los 79 años. Debido a esta elevada esperanza de vida y a la baja natalidad, los países desarrollados son viejos. Cerca del 20% de su población tiene más de 64 años.

Los Estados más afectados por el envejecimiento demográfico son Japón y los países europeos.

Problemas y políticas

El envejecimiento de la población plantea varios problemas:

  • Un aumento del gasto estatal en serenidad y en creación de centros de atención para personas mayores: residencias de ancianos, centros de día, etc.
  • Un aumento del gasto en pensiones.
  • Las personas mayores son más ahorradoras. Aunque el ahorro es beneficioso, se puede frenar el crecimiento económico del país si el consumo se reduce en exceso.
  • La población mayor es más conservadora, lo que puede suponer un obstáculo al desarrollo de nuevas iniciativas.

Para hacer frente a estos problemas, los gobiernos adoptan políticas de dos tipos. Unas políticas tienen el fin de favorecer la natalidad mediante ayudas económicas para el mantenimiento de los hijos, la creación de guarderías gratuitas en los centros de trabajo o permisos de maternidad o paternidad más largos. Otras políticas están dirigidas a sufragar los gastos sociales que genera el envejecimiento de la población mediante el aumento de impuestos, el retraso de la edad de jubilación o el recorte en las pensiones.

Deja una respuesta