Escultura románica española

En ESPAÑA merece destacar la producción escultórica del Camino de Santiago, cuya obra culmen, analizada con anterioridad, será el Pórtico de la Gloria. La escultura románica española combina influencias francesas e italianas en muchos casos. De gran interés son las siguientes obras (S. XI): la portada de la catedral de Jaca, que presenta un crismón; las dos portadas de la iglesia leonesa de San Isidoro, de gran originalidad; el claustro de Santo Domingo de Silos, obra capital de la escuela castellana, donde se nota la influencia mozárabe en la técnica (talla profunda que recuerda a las arquetas califales). Los capiteles presentan temas de animales monstruosos, afrontados al gusto oriental, y entrelazados con una vegetación que recuerda al califato, lo que los convierte en una obra netamente española; por último destacar la puerta de las Platerías de la Catedral Compostelana.

En el siglo XII, destacan obras de la escuela románica catalana (gran portada del monasterio de Ripio) y, sobre todo, las obras de transición al gótico, destacando sobre todas, el Pórtico de la Gloria, del que ya hemos hecho referencia.

Deja una respuesta